BLOG

Mejora tus hábitos alimenticios después de una Cirugía Plástica

Si quieres mantener los resultados de tu cirugía plástica, debes empezar una dieta saludable y equilibrada que ayude a regenerar los tejidos de tu cuerpo.

Mejora tus hábitos alimenticios después de una Cirugía Plástica

El resultado de las cirugías plásticas influye en el estado emocional y psicológico de las personas, por eso, el cuidado alimenticio que tenga el paciente después de una intervención quirúrgica también determinará la eficacia de la cirugía. Luego de someterte a una cirugía estética, es muy importante que tengas una adecuada alimentación para favorecer tu recuperación y mantener los resultados obtenidos.

Por ejemplo, después de una liposucción, los hábitos alimenticios son  importantes para garantizar el éxito de la cirugía, pues el consumo desmesurado de azúcares y grasas, así como el mal manejo de los horarios para comer, pueden producir un incremento de las células grasas y en consecuencia, un aumento de peso indeseado. 

Adicionalmente, una buena alimentación durante el postoperatorio puede ayudar a lograr una buena cicatrización, un estado de ánimo positivo, el bienestar de todas las células del cuerpo y la recuperación del tejido conectivo, encargado de brindar el soporte material del cuerpo.

Alimentos con vitaminas

Las frutas y las verduras como la naranja, el limón, el kiwi, el pimentón o el brócoli contienen vitaminas que ayudan a la producción de colágeno, a la eliminación de toxinas, también favorecen el proceso de cicatrización y promueven la circulación. 

Consume hierro

El hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos, previene la anemia al compensar la pérdida de sangre en la cirugía y mejora el tono de la piel. El hígado, el pescado, las legumbres y las carnes rojas son algunos de los alimentos que tienen gran cantidad de este mineral, que pese a ser importante, se encuentra en poca proporción en el cuerpo humano.

¿Qué alimentos contienen complejo B?

Los cereales integrales, los lácteos, las espinacas, las acelgas, el pollo, y el huevo son alimentos que contienen complejo B, un grupo de 8 vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 Y B12, que ayuda la reparación del tejido, favorecen la salud del pelo, las uñas y la piel. 

Recuerda la proteína

Las proteínas favorecen la salud de los músculos, que pueden sufrir debido a la inactividad después de una cirugía. Por eso es necesario el consumo de salmón, pollo, atún, mariscos o pavo. 

Una dieta rica en proteínas es fundamental para ayudar en los procesos de regeneración y reparación de los tejidos, lo cual es fundamental para que tu organismo se recupere del impacto del procedimiento quirúrgico.

Las recomendaciones finales para una dieta balanceada después de una cirugía son: consumir grasas no saturadas como aceite de oliva, aguacate, nueces, almendras y frutos secos en proporciones moderadas. Debes evitar el consumo de cafeína, gaseosas, donas, hamburguesas, pizzas, pasteles, galletas, mantequilla, alcohol y tabaco. 

En Harker & Lloreda tenemos una variedad de procedimientos para el manejo del contorno corporal quirúrgico como abdominoplastia y lipólisis láser, pero también tenemos soluciones que no necesitan cirugía con equipos de última tecnología, entre estos están Velashape III, Cavitación, Presoterapia, y muchas otras opciones. Estas técnicas se han desarrollado con tecnología de punta en Colombia, convirtiéndonos en los líderes de la cirugía plástica en el país. Si quieres conocer nuestro portafolios de servicios, haz click aquí y prueba la mejor calidad.